Blog

Lo que viene nos afectará a todos

¿No les ha pasado que las noticias que escuchan son confusas, contradictorios y escandalosas?

Y la fuente de donde proceden tampoco resultan ahora garantía, podemos verla publicada en la BBC, el País, Forbes o algún medio de circulación nacional. Algo está pasando con la información que se está dudando de su objetividad como colegios de profesores o agencias de investigación.

Un buen ejemplo es el tema de los aeropuertos de la ciudad de México en donde expertos de uno y otro bando afirman que se puede o no se puede construir uno en Santa Lucia y que no debió abandonarse el de Texcoco.

Recientemente, por ejemplo, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) agregó 7,000 especies, a su lista en peligro de extinción incluye primates, rayas, peces y árboles "icónicos", en la nota donde se publicaba esta información se agregaba que esta destrucción se debe al cambio climático causado por el hombre

Pero la duda surge cuando meses antes nos habíamos tranquilizado un poco cuando a través de la BBC nos enteramos que la revista Revista Nature en 2018 publicó estudio en donde los bosques habían crecido 2.24 millones de km a pesar de la deforestación en Sudamérica?

El problema es que informaciones como estas, contradictorias, están tocando fuentes de gran credibilidad como la ciencia. ¿Si no tenemos la ciencia para comprobar los hechos que nos queda?

El reto que tenemos como ciudadanos está en la credibilidad de la ciencia en sí misma, sino la manipulación y difusión de sus conclusiones con un sesgo que echa a la borda todo el valor de la información.

Vivimos una era de posverdad un término terrible para justificar la pérdida de credibilidad en la información publicada que tiene como fin ocultar lo verdadero con lo falso. Cuando una noticia reveladora compite con cientos de noticias falsas pierde fuerza.

Lo importante que debemos reconocer es que es el más reciente invento de la manipulación de conciencias que está siendo aplicado por quien le interesa manipularlas y que ha logrado con éxito relativo contrarrestar el esfuerzo que quienes intentan difundir una información objetiva que tiene implicaciones sociales y afecta intereses, económicos y políticos.

Ante este escenario no hay alternativa, la única posibilidad es desarrollar nuevas habilidades para distinguir las noticias falsas de las verdaderas y esto sólo puede hacerse con un constante ejercicio crítico y de revisión de fuentes.

En el plano personal por muchos años pensé que el avance de la ambición por las ganancias económicas había dado al traste con todo y que no había solución, más que la de arrinconarse en nuestros micro mundos en donde la economía local, el consumo consciente y local y el aprendizaje de las enseñanzas de civilizaciones antiguas podrían funcionar como una forma de refugiarse ante la destrucción del futuro.

-----------------------------

Ventas Introspectivas

Prepárate para estos retos con el curso sobre Ventas Introspectivas

-------------------------------

Pero la lectura del libro Inventar el Futuro, Poscapitalismo y un mundo sin trabajo de Nick Srnicek y Alex Willliam me hizo reflexionar sobre esta actitud que facilitaba el camino de los que quieren apropiarse del mundo

En realidad estamos obligados a inventar el futuro, no dejar que otros lo recreen a su antojo. Nosotros como miembros de este enorme globo también tenemos derecho a aportar nuestra acción para desarrollar el futuro

Y en esta reflexión apareció la tecnología su concepto de aprovechamiento práctico de avances científicos. Recordar que desde hace décadas hay software libre, la esperanza de la economía colaborativa y la garantía de seguridad para evitar la manipulación de la información con tecnología como el blockchain están al alcance de todos.

Porque en este mundo también hay personas en muchos rincones del planeta que se están enfrentando a esas fuerzas colosales e irracionales en los que se ha convertido la mercadocracia y la libertad absoluta del capital como una extensión de la libertad del hombre.

Rescatar esta forma de pensamiento es también reconocer que la evolución tecnológica no es un problema en sí mismo, es en realidad evolución de la humanidad. El problema es a quién beneficia esas tecnologías y cómo hacer para que nos beneficien a todos.

Es decir buscar alternativas para que el desplazamiento de puestos de trabajo que provocará la evolución de la Inteligencia Artificial se resuelva con medidas sociales y no esperando que la sociedad esté en contra del la evolución de la humanidad.

Pero un pensamiento crítico en donde nos apropiemos del futuro tiene otras implicaciones. ¿Por qué apropiarse del futuro? Porque el futuro como el sol nos pertenece a todos, no a los planificadores del capital o de las ciudades más desarrolladas y modernas. Estamos hablando del futuro de cada uno de nosotros y tenemos razones de sobra para opinar sobre nuestro futuro.

Esto puede entenderse también de que todas las opiniones cuentan, especialmente las nuestras cuando se trata de nuestra propia vida. Ya es tiempo de arrebatar la palabra a los expertos, se debe tener en cuenta pero el destino debemos decidirlo cada uno de nosotros.

Y en este sentido también es tiempo de derrumbar conceptos que nos han acompañado por años como una forma de rendición de nuestro propio destino.

La cuna de la civilización no está en Europa ni la clave de la felicidad en Estados Unidos. La civilización empieza en nuestras conciencias y cada ser humano, cada sociedad hace su propia interpretación del mundo, de su organización social y de su modo de construir el futuro.

Pensar así tiene un impacto en nuestras valoraciones para tomar decisiones. ¿El concepto de belleza lo van a dictar otros? ¿El valor de la cultura, la explicación de la realidad o el peso de las universidades dejaremos que sigan teniendo esa jerarquía?

Cuando valoramos más una universidad que otra estamos cediendo poder y restando fuerza a nuestra capacidad de entendimiento. Es verdad que otras universidades tienen mejores laboratorios, mayores recursos para recopilar información, tecnología al alcance de su mano, que bien. Pero eso no los hace necesariamente más sabios e inteligentes, cuando menos no en todos los campos de la ciencia o de la filosofía.

Nuestras civilizaciones, particularmente las antiguas, han tenido también capacidad para generar conocimiento pero sobre todo han demostrado con el devenir de la historia que ellos sí tienen la habilidad de lograr satisfacer sus necesidades de la vida sin tener que luchar contra la naturaleza, sino en alianza o seguimiento, con respeto a su propia fuente de creación.

Este solo ejemplo revela la importancia de abandonar la visión eurocentrista y empezar a investigar lo que está ocurriendo en nuestro entorno, porque como dicen los mismos médicos de la medicina tradicional de la India, lo Ayurvédica, la curación de nuestras enfermedades está en las plantas que nos rodean.

Esto nos lleva a pensar en que es tiempo de bajarse del tren de la vida agitada, de la comida rápida, del concepto de que el tiempo hay que convertirlo en ingresos, porque el tiempo es oro. Lo que nos ha llevado a una vida llena de insatisfacciones, enfermedades e insatisfacciones.

Es tiempo de bajarse del tren de la vida rápida, de la vida que se lleva de prisa para empezar a andar por la ruta que el sublime personaje de Carlos Castaneda, que probablemente fue más un invento literario que una persona real, Juan Matus definió: el camino del corazón. Aquel que tiene sentido verdadero para cada uno de nosotros.

Estos son los elementos que tendrá el nuevo sitio que hoy estamos dando a conocer: www.loqueviene.online

La información que publicaremos se basará en tres ejes principales, todas bajo una óptica diferente a las noticias tradicionales en donde se parte del criterio que lo desagradable, lo escandaloso y lo catastrófico vende más que lo constructivo, lo propositivo y lo reflexivo. Optaremos por la segunda opción, basados en tres ejes principales

  • Alternativas para un futuro mejor considerando básicamente a la tecnología sin valores ideológicos, pero también la construcción de utopías que se amparan bajo nuestro propio entendimiento de este concepto: algo que aun no ha tenido lugar el tiempo y en el espacio.
  • La mención cuando sea posible de conocimientos propios de nuestras civilizaciones antiguas que deberían recuperarse para que sean incorporadas en una nueva visión propia del futuro.
  • El camino con corazón, que se traduce en propuestas de vida lenta en contraposición al veloz tren de la vida rápida

www.loquevieneonline es un sitio que no está diseñado para atraer la atención del público a costa de la originalidad de pensamiento, que no busca el clic fácil, que hacemos simplemente porque tenemos el derecho de expresar nuestra opinión, porque si no expresamos el futuro que queremos otros lo crearán por nosotros

Te invitamos a leernos de vez en cuando, cuando el corazón te lo indique.

.

Lo que viene 2022