Blog

La muerte en el futuro

A primer vista es difícil determinar cuando se empezó a tener miedo a la muerte en la cultura occidental. Probablemente desde sus comienzos.

A pesar de los avances científicos y de que es un fenómeno que hasta hoy nos ocurre a todos. Este temor no ha disminuido, por el contrario la ciencia misma destina esfuerzos y talentos para evitar la muerte, o a al menos extenderla. Algunos científicos piensan que ya ha nacido el primer ser humano que podrá vivir 1 000 años gracias a los avances médicos.

Sólo las generaciones futuras podrán preguntarle a este humano si vivir 13 veces más que el promedio actual de vida merece el ser vividas, pero el intento se está haciendo y lo más probable es que ocurra.

Desde esta perspectiva Sara Marquiart en la portal Futurismo se lanza al mundo de la imaginación para determinar varias posibles formas de muerte que pueden ocurrir en el futuro, todas ellas basadas en posibilidades reales gracias al desarrollo tecnológico.

Las posibles muertes del futuro son en cierto modo inéditas y extravagantes, aunque la primera me parece bastante inusual, pues no a todos se nos dará la posibilidad de viajar por el espacio sideral.

En el futuro alguien podría morir:

-Hirviendo en el interior de un traje espacial cuando presente un fuga.

En realidad esta predicción se trata de una ironía, pues este traje podría estar defectuoso por ser fabricado por una marca que no sea de prestigio y que garantice su calidad. Es decir nada cambiará aunque todo cambie. El riesgo tiene potencial tomando en cuenta los cientos de miles de basura que flotan en el espacio y que podrían dañar tu no tan fina piel falsa para el espacio, lo cual será fatal. Por cierto lo de morir hirviendo es real, el vacío provoca un fenómeno de ebullición ya que el agua se convierte en vapor lo que se convertirá en una muerte bastante violenta.

En el espacio, probablemente no seas tan afortunado. Por suerte te desmayarás en 15 segundos por falta de oxígeno. Entonces finalmente muere en un minuto más. Un verdadero camino fuera de este mundo.

-Ser asesinado por un robot sexual

El sexo con robots será tan popular como la pornografía. El avance de la inteligencia artificial adicionado a la reproducción casi perfecta de los humanos podría ser el antídoto a la tendencia de soledad que se está manifestando en la actualidad. Pero el mercado manda y no habrá a quien le guste que sus parejas robóticas manifiesten un poco de celos, que en el proceso de aprendizaje automático se salga da control y termine cometiendo un crimen pasional o que la autonomía de los robots se declare y decida liberarse como esclava sexual… destrozándote.

-Alguien desconecta tu simulación

Desde hace décadas los científicos están reflexionando sobre la posibilidad de que ya vivimos en una simulación de computadora. Difícil de determinar, pero en el futuro esto podría convertirse en realidad. Podrían salir a la venta soluciones que digitalicen tu vida completa, incluido tus emociones, tus recuerdos, tus anhelos, un segundo yo también inmortal… que puede ser desconectado por una actualización o por falta de pago.

-Atravesado por el colmillo de un mamut lanudo resucitado en un zoológico futurista

Esta visión es muy del mundo Jurassic Park, probablemente la autora se enamoró de esta película. Pero el genetista de Harvard George Church y su equipo han hecho de la extinción del mamut lanudo su misión y hace esfuerzos por resucitarlo.

-La Tierra es golpeada por un asteroide de seis millas de ancho y la humanidad se extingue

Mal de muchos… Bueno ya sabemos que ésta es una de las teorías de conspiración que más frecuentemente aparece en los diarios amarillista. Pero tiene sustento científico. En 2016, la NASA envió una nave llamada OSIRIS-REx en la primera misión de retorno de asteroides al asteroide cercano a la Tierra, Bennu. Debido a que la composición básica de Bennu se habría establecido durante los primeros 10 millones de años del sistema solar, podría tener las claves para comprender los orígenes de la vida. Pero la NASA también eligió estudiar el asteroide de 1,650 pies de ancho por una razón diferente: porque podría chocar con nuestro planeta natal a fines del siglo 22. Aunque la probabilidad que impacte al planeta es del 0.35% en realidad nuestra esferita azul es un bólido en un espacio pletórico de otros bólidos que pueden en un momento coincidir en el camino.

-Choque múltiple provocado por hackeo masivo a autos autónomos

Esta es una pesadilla para los que les gusta tener el volante en sus manos. Podría ser una realidad, como también que nos quieran curar con nano robots y un hackeo termine por matarnos. El fenómeno de los hackers va a acompañado de los avances científicos y parece que tendremos que acostumbrarnos a ellos y a sus amenazas mortales.

-Morir en la vejez feliz después de la automatización y los ingresos básicos universales

Quizás, en el futuro, la automatización y un ingreso básico nos permitirán no trabajar en absoluto. Como resultado, nuestros cuerpos estarán bajo menos estrés físico y mental. Arreglaremos el clima y los autos que conducen a sí mismos reducirán las tasas de accidentes. Nuestra posibilidad de vivir más tiempo tiene el potencial de dispararse, siempre y cuando apoyemos los esfuerzos científicos internacionales y comencemos a trabajar juntos nuevamente como especie.

Una vida dedicada a explorar las artes, las ciencias y los pasatiempos que podría durar cientos de años pues la ciencia ya lucha contra el envejecimiento y las enfermedades por ahora mortales. Suena a un paraíso… inexistente

La inmortalidad no sólo es aburrida, sino que podría sacar lo peor de nosotros mismos.

En 1949 el escritor Jorge Luis Borges publicó un interesante cuento titulado El Inmortal, sus enseñanzas mueven a la reflexión:

“La muerte (o su alusión) hace preciosos y patéticos a los hombres. Estos se conmueven por su condición de fantasmas; cada acto que ejecutan puede ser último; no hay rostro que no esté por desdibujarse como el rostro de un sueño. Todo, entre los mortales, tiene el valor de lo irrecuperable y de lo azaroso. Entre los lnmortales, en cambio, cada acto (y cada pensamiento) es el eco de otros que en el pasado lo antecedieron, sin principio visible, o el fiel presagio de otros que en el futuro lo repetirán hasta el vértigo. No hay cosa que no esté como perdida entre infatigables espejos. Nada puede ocurrir una sola vez, nada es preciosamente precario. Lo elegiaco, lo grave, lo ceremonial, no rigen para los Inmortales”

La inmortalidad, desde esta perspectiva será la vía acelerada para nuestra extinción absoluta… excepto para los que no tienen con que pagarla.

Si las cosas siguen como están, esta falaz vida de inmortalidad sólo tocaría a un 1% de la población, para el resto la vida y la muerte seguirán iguales.

Lo que viene 2022