Blog

Consejos para proteger nuestro corazón

En 2020, el COVID-19 se colocó como la segunda causa de muerte entre los mexicanos, cuando en 2019 esta enfermedad no figuraba, la diabetes ocupaba esa posición, siendo la primera las afecciones cardiacas. Las enfermedades del corazón normalmente a través de los años a estado presente en las listas de las principales causas de muerte en el país, pero también se pueden tomar medidas para evitar o disminuir los riesgos, los expertos recomiendan lo siguiente;

1. Una dieta saludable es importante para el corazón

Una dieta saludable para el corazón consiste en una combinación de diferentes alimentos, incluidas frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos. Reduzca el consumo de carnes saladas como el jamón, el tocino, las salchichas y los alimentos salados como el pescado seco. Si es posible utilice alternativas que podrían ser jugo de calamondín o calamansi, y vinagre para condimentar su comida en lugar de condimentos con alto contenido de sodio como salsa de soya, salsa de pescado, bagoong y kétchup. Evita el consumo de comida procesada, enlatada y comida rápida. Reemplace los refrigerios endulzados como donas, galletas y similares con frutas y verduras frescas y, si tiene sed, sustituya las bebidas endulzadas por refrescos y jugos endulzados con agua.

2. Si tiene sobrepeso, adelgace

El sobrepeso y la obesidad se definen como un índice de masa corporal (IMC) de 25 o más. La obesidad o adiposidad central, por otro lado, es una circunferencia de cintura alta de más de 80 cm para las mujeres y más de 90 cm para los hombres. Trate de reducir 500 kilocalorías en su dieta diaria, lo que ayudará a lograr una pérdida de peso promedio de aproximadamente medio kilo a casi 1 kilo por semana.

3. Aumentar la actividad física regula por lo menos 2,5 horas por semana

La actividad física contribuye a mejorar la presión arterial, mejora los niveles de colesterol y otros lípidos en la sangre y controlar el peso. Aun si es poca actividad física es mejor que no hacer nada. Se recomienda a los adultos que realicen al menos 150 minutos de actividad física moderada (p. ej., caminar a paso ligero, subir escaleras, bailar, trabajar en el jardín o realizar tareas domésticas que pueden provocar un leve aumento de la frecuencia cardíaca) repartidos a lo largo de la semana.

4. No consumas tabaco

El consumo de tabaco y la exposición al humo de segunda mano son perjudiciales para el corazón. Dejar de consumir tabaco es el mayor regalo de salud que le puede dar a su corazón y tiene beneficios para la salud inmediatos y a largo plazo, que incluyen vivir hasta 10 años más. Después de un año de dejar de fumar, el riesgo de enfermedad cardíaca es aproximadamente la mitad que el de un fumador. Quince años después de dejar de fumar, el riesgo de enfermedad cardiaca es el mismo que el de un no fumador.

5. Evita el consumo de alcohol

El consumo de alcohol se ha relacionado con más de 200 enfermedades y lesiones, incluidas las enfermedades cardiovasculares. No existe un nivel seguro para beber alcohol, por lo que es mejor evitar beber alcohol por completo para proteger su corazón.

6. Controle regularmente su presión arterial y su nivel de azúcar en la sangre

Una forma importante de mantener un corazón saludable es que un trabajador de la salud controle regularmente su presión arterial y su nivel de azúcar en la sangre. Es importante saber que no siempre se muestran síntomas aun cuando la persona está en estado de riesgo en la presión arterial. También es importante hablar con su trabajador de la salud si tiene riesgos de comportamiento (dieta poco saludable, inactividad física, uso de tabaco y alcohol) para que pueda ayudarlo a planear bien sobre su estado de salud o para prevenir estas enfermedades. Hacerle entender a sus conocidos sobre su estado de salud si se padece o empieza a mostrar síntomas también puede ser de mucha ayuda.

7. Duerme lo suficiente

No dormir lo suficiente lo pone en mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y enfermedad coronaria, independientemente de la edad, el peso, el tabaquismo y los hábitos de ejercicio. Dormir bastante poco no es recomendable para el corazón. Esto también ocurre a la inversa: dormir demasiado también puede tener un impacto negativo en la salud del corazón. Asegúrese de dormir las siete a nueve horas recomendadas todas las noches y estará bien encaminado para apoyar una mejor salud cardíaca. Las crecientes tasas de enfermedades cardiovasculares en México se han atribuido a la creciente prevalencia de factores de riesgo como hipertensión, niveles altos de colesterol, obesidad, diabetes mellitus, y tabaquismo, todos ellos aumentan más el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Lo que viene 2022